Institucional

Aquí encontrará toda la información necesaria sobre la Carrera que dicta el Instituto Superior de Formación Técnica
del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos - Departamento Judicial La Plata.

Nuestra Profesión - Antecedente Histórico

Debido a la categorización universitaria en los últimos años se podría pensar que son recientes las profesiones de martillero (aquel que realiza subastas, remates) y corredor (quien pone en relación a dos o más partes para la conclusión de un negocio), pero debemos afirmar todo lo contrario.

En un breve recorrido por la historia vemos que las dos profesiones han tenido similar tratamiento en estatutos, leyes, usos, y costumbres de la humanidad. Es difícil marcar con presición su inicio, pero se podría establecer que el corretaje coexistió con el trueque, y que con la aparición de la moneda, se perfeccionó la subasta, complementándose ambas como herramientoas del tráfico de bienes.

En Babilonia, capital del antiguo reino de Caldea (2000 AC) el código de Hammurabi ya se refería explícitamente a esta actividad estableciendo derecho a la remuneración.

Incorporada en nuestro país desde la época colonial, podemos afirmar que su institucionalización comienza en 1943, con la creación por parte de las distintas asociaciones del país de la Federación Argentina de Entidades de Martilleros y Corredores Inmobiliarios (FAEMCI).

La Provincia de Buenos Aires, fue la más avanzada en la tarea de institucionalizar legalmente nuestras profesiones.En 1961, la ley 6.316 puso en marcha un cuerpo legal con el objetivo primordial del gobierno de la matrícula, pautando mediante normas acordes a la época, incumbencias, obligaciones y deberes específicos, a que los profesionales y sus comitentes debían someterse en defensa de los interes legítimos de cada interviniente, normas que con el transcurso del tiempo se fueron depurando y modernizando como una constante en nuestra profesión con la sanción en el año 1965 de la ley 7.021 en reemplazo de la primera y la creación de la Caja Provisional mediante la ley 7.014.

La ley colegial fue reemplazada en 1990 por la ley 10.973 y su decreto reglamentario 3630/91, que rigen actualmente el ejercicio de nuestra profesión. A nivel nacional la evolución legal comienza con la sanción del Código de Comercio, llegando a 1973 con la ley 20.266, que regula la profesión de martillero, posteriormente reformada y complementada en 1999 por la ley 25.028, que organiza además a los corredores y establece la obligatoriedad de poseer título universitario para la inscripción de nuevos profesionales.

Independientemente de las ritualidades, modos y sustento legal de ambas profesiones a través del tiempo, podemos concluir que los martilleros y corredores fueron y son operadores de mercado, profesionales de la negociación, mediadores, conciliadores negociables, promotores de procesos productivos, agentes de la equidad y auxiliares de la justicia y el derecho.